8.2.11

Felicity

Felicity

Este año no ha empezado de la mejor forma posible, pero aún así, yo trato de ser optimista y pensar que ya sólo puede ir a mejor. Por eso necesitaba algo de felicidad instantánea. Cada invierno tejo gorros para todos y cuando subimos a la nieve, soy yo la única que va con la cabeza descubierta. Ya tenía ganas de tener un gorro para mí.

Esta lana ha dado muchas vueltas. Tenía la madeja rondando por casas desde hace al menos dos años. Se convirtió en objetivo principal de mi meta de reducción de alijo lanero y traté de tejer con ella un cuello. Puse la lana doble, para que los colores se mezclaran un poco y no hiciera esos dibujos tan extraños y además, para que quedara bien gordito. Pero no me gustó nada como quedó. Así que después de terminarlo, lo deshice por completo.

De repente me acordé de este gorro, que tenía en mi cola de Ravelry desde hacía tiempo. Monté los puntos y se tejió en un pispas. Mi idea era estrenarlo en una excursión de fin de semana a disfrutar de la nieve en la sierra, pero las circunstancias no lo han permitido. Pero como hay mucha nieve en la sierra, y espero que dure hasta bien entrada la primavera, seguro que pronto podré lucirlo en medio de una guerra de bolas.

Todos los datos técnicos en Ravelry.

6.2.11

Ocupados

Ocupados

Este mes de enero ha sido un caos. Por fin ha llegado febrero y las cosas parece que se están calmando, volviendo a la normalidad. Ando ocupada con mis manualidades, preparando los disfraces para Carnaval y mil cosas más que me vienen a la cabeza. Además, intento estudiar un poco para un examen que tengo la semana que viene. No encuentro mucha inspiración para las fotos, así que por eso no hay post. Pero no quería dejar de compartir mi mesa de trabajo de un sábado por la mañana. Me encanta cuando se forma este lío. Los trabajos de los niños mezclados con los míos y con los juguetes... Cuidado, imaginación en marcha :)

9.1.11

Mindreader

Mindreader in the snow

Me gusta mucho tejer para mis hijos y me gusta tejer también para Migue, pero el hecho de que vivamos en un clima cálido y de que él sea muy caluroso limita mis opciones con él. Tampoco ayuda que él sea muy grande y que le de angustia la lana. Así que hemos llegado a un punto en común con los gorros. Hace unos años le tejí Koolhaas de Brooklyn Tweed, que quedó algo pequeño y la lana usada ha envejecido regular.

Así que este año tocaba tejerle uno nuevo. Entre las opciones que le dí, eligió el Mindreader de Tora Froseth. La lana que elegí fue la Sublime Extra Fine Merino Wool DK, y aunque era algo más gruesa que la que pedía el patrón y me obligó a montar menos puntos y modificarlo un poco, creo que fue una buena elección. Es suave y define muy bien el patrón.

Estamos teniendo un invierno muy cálido para mi gusto, y el gorro ha tenido relativamente poco uso, pero al menos podemos hacer alguna que otra escapada a la nieve para disfrutar del frío y lucir nuestros complementos invernales.

Más detalles en Ravelry.